Saltar al contenido

Tipos de Bullying

El Bullying se define como un comportamiento cruel y dañino que ocurre repetidamente en una relación con un desequilibrio de poder o fuerza. Toma muchas formas: verbal, física, relacional y cyberbullying. Aunque las escuelas están haciendo más para hacer frente a la intimidación, los padres siguen siendo la clave para capacitar a los niños para prevenirla y detenerla. Aquí hay consejos sobre cómo lidiar con los cuatro tipos comunes de intimidación.

¿Cuál es su estilo de crianza?
Bullying verbal
Qué es: La intimidación verbal, o intimidación con palabras habladas crueles, implica insultos, amenazas y comentarios irrespetuosos sobre los atributos de alguien (apariencia, religión, origen étnico, discapacidad, orientación sexual, etc.).

Ejemplo: Cuando un niño le dice a otro: «Estás muy, muy gordo, y tu mamá también».

Cómo detectar las señales: Los niños pueden retirarse, ponerse de mal humor o mostrar un cambio de apetito. Ellos pueden decirle algo hiriente que alguien dijo sobre ellos y preguntarle si usted cree que es verdad.

Qué hacer: Primero, enseñe a sus hijos sobre el respeto. A través de su propio comportamiento, refuerce cómo todos merecen ser tratados bien – agradezca a los maestros, alabe a los amigos, sea amable con los empleados de la tienda. Enfatice su autoestima y ayude a sus hijos a apreciar sus fortalezas. «La mejor protección que los padres pueden ofrecer es fomentar la confianza e independencia de sus hijos y estar dispuestos a tomar medidas cuando sea necesario», dice Shane Jimerson, Ph.D., psicólogo escolar y profesor de la Universidad de California en Santa Bárbara. Discuta y practique maneras seguras y constructivas en las que su hijo pueda responder a un intimidador. Piense en frases clave para decir en un tono firme pero no antagónico, como «Eso no fue agradable», «Déjame en paz» o «Retrocede».

Encuentre juegos de niños positivos para fomentar la amistad
Bullying Físico
Qué es: El bullying físico, o bullying con intimidación física agresiva, implica golpear, patear, tropezar, bloquear, empujar y tocar de manera no deseada e inapropiada.

Ejemplo: A un niño se le bajan los pantalones en el patio de recreo a la hora del almuerzo.

Cómo detectar las señales: Muchos niños no se lo dicen a sus padres cuando sucede, así que esté atento a posibles señales de advertencia como cortes inexplicables, arañazos o moretones, ropa faltante o dañada, o quejas frecuentes de dolores de cabeza y de estómago.

Qué hacer: Si usted sospecha que su hijo está siendo acosado físicamente, comience una conversación informal, pregunte qué está pasando en la escuela, durante el almuerzo o el recreo, o de camino a casa. Basándose en las respuestas, pregunte si alguien ha sido malo con ella. Trate de mantener sus emociones bajo control. Enfatice el valor de la comunicación abierta y continua con usted y con los maestros o consejeros de la escuela. Documente las fechas y horas de los incidentes de intimidación, las respuestas de las personas involucradas y las acciones que se han tomado. No te pongas en contacto con los padres del acosador (o acosadores) para resolver los asuntos por tu cuenta. Si su hijo sigue sufriendo lesiones físicas y usted necesita ayuda adicional más allá de la escuela, póngase en contacto con la policía local. Hay leyes locales, estatales y federales contra la intimidación y el acoso que requieren una acción correctiva inmediata.

Si su hijo es un intimidador….Aquí está lo que debe hacer
Bullying Relacional
Qué es: El Bullying relacional, o intimidación con tácticas excluyentes, consiste en impedir deliberadamente que alguien se una o forme parte de un grupo, ya sea en una mesa de almuerzo, en un juego, en un deporte o en una actividad social.

Ejemplo: Un grupo de niñas en la clase de baile sigue hablando de una fiesta de pijamas de fin de semana y compartiendo fotos, tratando a la niña no invitada como si fuera invisible.

Cómo detectar las señales: Esté atento a los cambios de humor, al retiro de los grupos de compañeros y a un cambio hacia la soledad más de lo habitual. Las niñas tienen más probabilidades que los niños de sufrir exclusión social, intimidación no verbal o emocional. El dolor puede ser tan fuerte como la intimidación física y durar aún más tiempo.

Qué hacer: Haga una rutina nocturna para hablar con sus hijos sobre cómo les fue el día, aconseja Jennifer Cannon, una terapeuta familiar en Newport Beach, California. Ayúdelos a encontrar cosas que los hagan felices, señale sus cualidades positivas y asegúrese de que sepan que hay personas que los aman y se preocupan por ellos. Enfóquese en desarrollar sus talentos e intereses en música, arte, atletismo, lectura y actividades extraescolares para que sus hijos construyan relaciones fuera de la escuela.

Ciberbullying
Qué es: El ciberbullying, o acoso en el ciberespacio, implica arengar a alguien difundiendo malas palabras, mentiras y falsos rumores a través de correos electrónicos, mensajes de texto y publicaciones en los medios sociales. Los mensajes sexistas, racistas y homofóbicos crean una atmósfera hostil, incluso cuando no están dirigidos directamente a su hijo.

Ejemplo: Cuando alguien tuitea o publica un mensaje, «Kayden es un perdedor total. ¿Por qué hay alguien saliendo con él? Es tan gay.»

Cómo detectar las señales: Observe si su hijo pasa más tiempo en línea (visitando páginas de medios sociales o enviando mensajes de texto) pero parece estar triste y ansioso después. Aunque esté leyendo cosas dolorosas en su computadora, tableta o teléfono, ésta puede ser su única salida social. También tome nota si tiene problemas para dormir, pide que se quede en casa y no vaya a la escuela o se retira de las actividades que alguna vez amó.

Qué hacer: Los mensajes medios se pueden distribuir de forma anónima y rápida, lo que conduce a un cyberbullying las 24 horas del día, los 7 días de la semana, por lo que primero se deben establecer las reglas del hogar para la seguridad en Internet. Acordar límites de tiempo apropiados para la edad. Conozca los sitios, aplicaciones y dispositivos digitales más populares y potencialmente abusivos antes de que sus hijos los usen. Hágales saber a sus hijos que usted estará monitoreando sus actividades en línea. Dígales que si experimentan ciberacoso, no deben participar, responder o reenviarlo. En su lugar, deben informarle para que pueda imprimir los mensajes ofensivos, incluyendo las fechas y horas en que fueron recibidos. Denuncie el ciberacoso a la escuela y al proveedor de servicios en línea. Si el intimidación cibernética se intensifica para incluir amenazas y mensajes sexualmente explícitos, también póngase en contacto con la policía local.

Cyberbullying 101: ¿Qué es el Ciberacoso?
Los mejores recursos en línea para detener el ciberbullying
Si su hijo se acerca a usted acerca de ser intimidado o de que alguien más sea intimidado, sea comprensivo, elogie su coraje por decírselo, y reúna información (sin enojarse o acusarse). Enfatice la diferencia entre ser un chismoso que sólo está tratando de meter a alguien en problemas y hablar con un adulto que pueda ayudar. Siempre tome acción con la intimidación, especialmente si se vuelve severa o persistente, poniéndose en contacto con el maestro o el director de su hijo primero para monitorear la situación hasta que se detenga.